La aprobación de la Ley Animal provocaría el sacrificio de 4.000 animales

animales circo

Hace un par de meses la Cámara de Diputados anunciaba la aprobación de la Ley Animal que había sido sido impulsada por el Partido Verde; sin embargo, parece que a pesar de la liberación estas criaturas, lejos de los horribles e insensatos maltratos, todavía quedan muchas cosas por resolver, ya que al parecer, los políticos detrás de él ‘éxito’ de la campaña, no previeron que pasaría con los animales, una vez liberados.

Alberto Hernandez, quien es propietario del zoológico de Aldama, se anunció para aclarar que pese a las intenciones de los cirqueros de vender a sus animales a diferentes zoológicos, no han logrado llevar a cabo la tarea, tal y como se esperaba debido a la falta de recursos, lo caro que resulta su adquisición y sobre todo, el mantenimiento de los mismos.

Esto ha ocasionado que se contemple que cerca de 4 mil animales sean sacrificados, pues ni las organizaciones protectoras, ni mucho menos los político, contemplaron la creación de espacios adaptados para su liberación.

Hernandez también comentó que le han ofrecido la compra de diferentes especies, pero que le ha sido difícil considerar la opción ya que sufre de las mismas limitaciones que otros zoológicos. De hecho, calificó a esta ley de “estúpida y equivocada”, y que deberían dar marcha atrás, pues asegura que han condenado a los animales a muerte. Añadió que dejarlos en sus hábitats naturales seria otra forma de retrasar su descenso, pues estas especies no están adaptadas a la vida salvaje y eventualmente morirían presas del hambre y la falta de adaptación.

“Hay leyes equivocadas, que las voten a favor no quiere decir que sea lo correcto, esta es una ley populista, a los animales ya no los van a maltratar, ahora los van a matar, no sean ingratos, den marcha atrás a esta ley”.

Con estos comentarios no se han hecho esperar los debates para encontrar culpables, pues en el otro lado de la moneda, hay quienes aseguran que son los mismos cirqueros, los culpables por haber capturado y secuestrado a estas criaturas para la atracción y diversión de las personas que ignoran el maltrato al que son sometidas las especies salvajes, y que a pesar de lo dolorosa y frustrante que pueda ser la noticia (en caso que sean sacrificados), serían los últimos que sufrirían las malas desiciones que en algún punto de la historia fueron tomadas sin remordimiento.

Add Comment